La Osteocondrosis del pie – Parte 1

La Osteocondrosis del pie, es  frecuentemente, motivo de consulta de niños y adolescentes.

Su Diagnóstico es fácil y se basa fundamentalmente en la anamnesis y examen físico.

Los exámenes complementarios son indispensables para confirmarlo y destacar otras patologías más graves, especialmente de tipo tumoral.

La radiografía es el examen por excelencia y la gammagrafía permite determinar el estadio evolutivo de la lesión.

La resonancia magnética (RM) puede ser de gran utilidad para el diagnóstico de las formas sin manifestaciones radiológicas. En el marco de una Osteocondrosis  discante, la RM, la tomografía computarizada (TC) y es artroescáner puede detectar una amenaza de desprendimiento de un fragmento osteocondral.

La evolución de las Osteocondrosis es espontáneamente favorable pero los dolores persisten durante varios meses o incluso varios años provocando la disminución  de la actividad física que los jóvenes desean practicar.

Aunque la mayoría de los casos el tratamiento es conservador, ante formas de Osteocondritis disecante con amenaza de liberación del fragmento osteocondral dentro de la articulación, debe recurrirse a tratamientos quirúrgicos como artotromía o artroscopía.

 

 

HUESO ESCAFOIDE TARSIANO.

 

En 1908 Köhel describió la Osteocondrosis del hueso escafoide tarsiano que afecta principalmente al niño de 5 a 6 años de edad y excepcionalmente a la niña un poco menor de 4 a 5 años .

Se trata de una anomalía característica que Mouchet describiera con una frase de valor pedagógico: << Cuando se ha visto una vez, no se olvida>>. El motivo habitual de la consulta es la cojera que traslada el apoyo del pie sobre su arco externo durante la marcha. A veces puede localizarse en un punto doloroso, un pequeño edema o una reacción inflamatoria al lado del hueso escafoide tarsiano. La contradicción con resistencia del musculo tibial posterior también puede resultar dolorosa.

El hueso escafoide tarsiano cuyo núcleo de osificación es el último en aparecer en el pie, entre los 18 y los 24 meses en la niña y los 24 y 30 meses en el niño es la clave de la Bóveda del arco plantar interno. Las fuerzas de comprensión a las que está sometido  explican la Aparición de la Osteocondritis y las variaciones radiológicas de osificación. Entre los signos directos, Scaglietti constato una muy importante proporción de desplazamiento muy anterior del hueso astrágalo con respecto al calcáneo hecho que puede aumentar las presiones transmitidas sobre el hueso escafoide tarsiano.

HUESOS CUNEIFORMES.

 

Esos huesos pueden lesionarse de modo similar al hueso escafoide tarsiano. El Diagnostico puede retrasarse debido a la dificultad para practicar una correcta exploración radiográfica del pie mediante incidencias habituales de frente y de perfil. No se debe dudar en solicitar incidencias oblicuas o de tres cuartos.

 

PRIMER METATARSIANO.

Puede presentar alteraciones en sus dos extremidades, proximal y distal. La lesión de la base del primer metatarsiano se manifiesta a través de un síndrome doloroso localizado en el pie y su diagnóstico radiológico no plantea ninguna dificultad.
La afección de la cabeza del primer metatarsiano puede presentarse como una osteocondritis de tipo disecante, habitual en los adolescentes que practican carreras y triatlón. El diagnostico del defecto osteocondral debe de realizarse en presencia del dolor de la articulación metatarsofalángica con rigidez.

 

HUESOS SESAMOIDEOS.

 

Los osteonecrosis de los huesos sesamoideos descrita por Freiberg pero conocida bajo el nombre de enfermedad de Renander (1924) afecta más  a las adolescentes que a los adolescentes. Resulta más frecuente la afección del sesamoideo medio pero también se ha descrito de la lateral.
El dolor, de tipo mecánico, es el primer signo clínico responsable de una modificación del apoyo que produce una marcha del pie en varo.

 

Jean Simonnet, ENCYCLOPÉDIE MÉDICO – CHIRURGICALE Podología,
Paris, EMC,
Pag. E- 27-050-A-60 1 / E- 27-050-A-60 5

Pie de Foto: Osteocondrosis del hueso escafoide tarsiano en un niño de 6 años.
Observar el desplazamiento muy anterior del hueso astrágalo con respecto al calcáneo.

 

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s