| Estudio de las dismetrías en miembros inferiores | Parte 3 |

TAMAÑO RELATIVO.

 La altura y longitud relativas del fémur y tibia en relación con la edad esqueléticas son factores, importantes para determinar la predicción del crecimiento.

La altura de padres y hermanos mayores también ayuda a calcular el tamaño futuro.

 

MADUREZ RELATIVA.

Determina por la edad esquelética Todd, Grenlic y Pyle, esterilizaron el aspecto radiológico de los huesos de manos y muñecas de niños/as desde el nacimiento hasta los 18 años.

A todos los efectos. La edad esqueletica es un parámetro cierto de la madurez, el que debe considerarse en las predicciones del crecimiento del niño.

Otro dato clave de la madurez esqueletica es el desarrollo de caracteres sexuales secundarios (aparición de vello púbico, cambios de la voz, etc.).

 

CLASIFICACION DE LAS DISMETRIAS.

 

La observación es fundamental para identificar una posible dismetría, pero no es suficiente para poder valorar si se trata de un acortamiento verdadero o aparente.

 

Acortamiento verdadero.

Es aquel que existe realmente una menor longitud ósea. Varias causas pueden producirlo:

 

  • Congénitas: Las enfermedades congénitas afectan al miembro inferior pueden generar un acortamiento o alargamiento de éste:

–          En la cadera: fémur corto congénito, coxa vara congénita, luxación congénita de cadera.

–          En la pierna: seudoartrosis congénita de la tibia.

–          En el pie: pie zambo equinovaro congénito.

 

 

  • Traumatológicas:

 

–          Epifisiólisis: La lesión traumática de la placa fisaria puede alterar la capa de células en columna y paralizar el crecimiento del miembro.
De las cinco variantes de Salter y Harris, la más grave, en el sentido en que se están planeando, es el grado V (Lesión por aplastamiento).

 

–          Facturas metafisarias: Las fracturas que afectan a las metáfisis fértiles (distal del fémur y proximal de la tibia) pueden activar o inhibir la fisis por los trastornos circulatorios que trae consigo esta situación.

 

–          Fracturas diafisarias: Es conocido el hipercrecimiento femoral que suele producir en las fracturas diafisarias de este hueso.
Probablemente este hecho se produce por trastornos circulatorios metafisarios distales que terminan activando la fisis distal del fémur de la que depende el 70% del crecimiento en longitud del fémur y el 40% de la longitud total de miembro inferior.1

 

  • Irradiaciones: La irradiación física del cartílago de conjunción bloquea su función.

 

Tumorales: La existencia delos siguientes procesos tumorales puede inhibir el crecimiento en longitud del hueso afectado y causar dismetría:

–          Condromas solitarias o múltiples.

–          Osteocondromas solitarios o múltiples.

–          Hemangiomas.

–          Displasia fibrosa solitaria.

–          Displasia fibrosa múltiple.

 

  • Vasculares: Se trata de la existencia de fístulas arteriovenosas:

 

–          Congénitas: Síndroma de Klipper-Trénaunay.

–          Adquiridas: Al producirse en el territorio de la fístula un paso de sangre arterial al lado venoso con sobrecarga del ventrículo derecho por hipervolemia, posible de sustrae sangre a los cartílagos fisarios distales ala fístula inhibiendo su actividad, al contrario delos proximales, que resultan activados.

 

  • Inflamatorias:

–          -Coxalgia.

–          -Coxitis agudas en niños.

–          Osteomielitis.

 

  • Isquémicas:

–          Enfermedad de partes.

–          -Síndrome isquémico de la cabeza femoral del adulto.

 

  • Estructurales. Coxa vara del adolescente.

–          Idiopáticas: Representan el 70% de las dismetrías.
Por tanto, la mayor parte de las dismetrías de los miembros inferiores son de causa desconocida.

 

Acortamiento Aparente

Es aquel en que no existe mensuración diferente para cada miembro, pero hay una asimetría funcional o aparente.
Para diferenciar entre acortamiento verdadero y aparente utilizamos las siguientes maniobras:

 

 

Imagen

 

Exploración en decúbito.

Examinar la longitud de las extremidades inferiores.

  • Tracción de las extremidades inferiores y observar si coinciden los dos maléolos.
  • Paciente en decúbito supino con las piernas flexionadas.
    Observar de frente si una rodilla es  más alta que otra; si existe dismetría la causa será tibial.
    Observar después de perfil. Si hay una extremidad más larga que la otra será causa femoral.

 

  • Medición con cinta métrica desde fosa umbilical a maléolo interno y a continuación  al maléolo externo, previamente señalado con un marcador.
  • Señalar espinas ilíacas anterosuperiores y maléolos internos y proceder a su medida con cinta métrica. Luego mediar de espina ilíaca a superficie de apoyo de cada pie.

 

Exploración de bipedestación.

 

  • Observar la simetría del cinturón pélvico, raquis y cinturón escapular.
  • En condiciones normales, la cabeza debe estar situada en la vertical que cae sobre la fisura interglútea.
  • Observar los pliegues cutáneos de ambos lados del dorso y glúteos.
  • Con lápiz dermográfico, marcar sobre la piel el vértice de cada apófisis espinosa; esta línea informa de toda la curvatura del raquis en el plano frontal.
  • Colocar la plomada partiendo de la séptima vértebra dorsal. Si la vertical para por el pliegue interglúteo, el raquis está equilibrado y en perfecto alineamiento.
  • Observar la posible asimetría de la huella plantar
  • Pliegues del rombo poplíteo simétricos o no.

 

 

Finalizar la exploración utilizando en nivel de caderas y tomando la medida de espina ilíaca anterosuperior a tobillo, y superficie de apoyo en cada miembro.

Pueden encontrarse distintos tipos de compensación:

  • Genus varus o valgus asimétricos.
  • Coxas varas o valgas asimétricas.
  • Retropie varo y valgo asimétrico.
  • Actitud ascoliotica o escoliosis estructurada.
  • Basculación pélvica.

 

Imagen 

 

Exploración en sedestación.

 

Si en la exploración en decúbito o en bipedestación se detecta una anomalía en la longitud de las extremidades, o bien alguna desviación lateral del raquis, es preciso establecer si la desviación está causada por alteración de la longitud de las extremidades inferiores: o si, por el contrario,
su origen está en la propia columna vertebral.

Para ello se coloca al paciente sentado en un plano duro, (una silla), y se observa si el sujeto mantiene la desviación lateral de la columna, en cuyo caso la causa será su propio raquis; si por el contrario la desviación desaparece, nos hará pensar que la causa reside en un acortamiento de  alguna de las extremidades.

Las dismetrías no compensadas con tratamiento producen alteraciones permanentes en la columna vertebral: principalmente escoliosis,  que puede llegar a estructurarse y constituir una deformidad permanente.

 

José Luis Moreno de la Fuente,
PODOLOGÍA GENERAL Y BIOMECÁNICA
México, MASSON.
Pag. 119-126.
Pie de Pagina:
1- Esquema de dismetría por acortamiento tibial/peroneal.
2- Genus valgus en paciente con dismetría.

Anuncios

Un comentario en “| Estudio de las dismetrías en miembros inferiores | Parte 3 |

  1. si se realiza una episiodisis del cartilago de crecieinto en una niña de 11 años en tibia y femur, significa que la pìerna no crece mas o ¿sigue creciendo desde la cadera y los tobillos?
    atte alicia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s