Biomecánica de la articulación de Lisfranc | Parte #1

La articulación de Lisfranc, o tarsometatarsiana, es el complejo articular que une las cuñas y el cuboides con los metatarsianos.

Funcionalmente son articulaciones de transición de cargas que trabajan conjuntamente con objeto de adaptar el apoyo metatarsiano a la superficie del suelo.

RECUERDO ANATOMICO

Huesos
Del complemento tarsiano participan en la formación del complejo articular, de dentro  afuera,
las siguientes piezas y caras articulares:

  • Cara anterior de la primera cuña.
    Semilunar y ligeramente convexa
  • Cara anterior de la segunda y tercera cuñas.
    Triangulares con el vértice en dirección plantar, y planas o ligeramente convexas.
  • Cara lateral de la primera cuña medial de la tercera cuña.
    Se articulan con las caras laterales de la base del segundo metatarsiano.
  • Cara anterior del cuboides.
    Presenta dos carillas articulares destinadas al cuarto metatarsiano (cuadrangular) y al quinto metatarsiano (triangular), más una tercera carilla anterointerna que entra en contacto con la tercera cuña.

Del arco metatarsiano participan las caras posteriores de las bases de los cinco metatarsianos, con superficies que se modelan sobre las que tienen los correspondientes huesos del arco tarsiano, destacando como punto de encaje la base del segundo metatarsiano.
Articulaciones

Deben considerarse tres estructuras articulares dentro del complejo articular tarsometatarsiano:

• Interna. Formada por la primera cuña y el primer metatarsiano.
•Media. Formada por la segunda cuña, segundo metatarsiano y tercera cuña y tercer metatarsiano. El segundo metatarsiano también se articula con la primera y tercera cuñas.
•Externa. Formada por el cuboides y cuarto y quinto metatarsianos.

 

Interlínea articular.
Se extiende desde el punto medio del borde interno del pie al punto medio del borde externo, según la línea oblicua hacia afuera y hacia atrás que tiene su extremo interno aproximadamente 2 cm por delante de su extremo externo.

La línea articular interna (formada por primera cuña-primer metatarsiano) es oblicua de dentro afuera y de atrás adelante, y su prolongación  cortaría el quinto metatarsiano en su parte media. Prolongándola en sentido proximal y distal y se obtiene del eje de movimiento del primer metatarsiano.

Algunos autores consideran que una mayor oblicuidad de la línea articular interna, así como una separación entre la primera y la segunda cuñas facilitan la desviación del metatarso hacia la línea media del cuerpo y con ello la aparición de hallux abductus valgus.

La línea articular externa (cuboides-quinto metatarsiano) es oblicua hacia adentro y hacia adelante, y su prolongación corta el primer metatarsiano cerca de su cabeza metatarsiana.
Prolongada en sentido proximal y distal se obtiene el eje de movimiento del quinto metatarsiano.

La primera cuña sobrepasa en 8mm al segundo metatarsiano, mientras la tercera cuña sobrepasa en 4 mm al segundo.
La consecuencia es que ambas cuñas forman una mortaja en la que se introduce el segundo metatarsiano a través de su base, quedando perfectamente  encajado entre ambas y siendo por tanto el que menos movilidad tiene.

Medios de unión

Cápsulas articulares

Se ha comentado anteriormente que el complejo articular de Lisfranc está compuesto por tres articulaciones diferentes (interna, media y externa).
Cada una de ellas tiene una capsula articular propia.

Ligamentos.

Se dividen en dorsales, plantares e interóseos.
• Dorsales.
Son un total de siete.

Uno que se extiende desde la primera cuña a primer metatarsiano, tres que se extienden desde el segundo metatarsiano a las tres , y tres que van desde la tercera cuña y cuboides a los tres últimos metatarsianos.

  • Plantares.
    Son un total de siete.
    Uno que une la primera cuña al primer metatarsiano y otro que une la primera cuña al segundo y tercer metatarsianos; uno que une la segunda cuña al segundo metatarsiano; dos que unen la tercera cuña al tercero y cuarto metatarsianos, y otros dos que unen al cuboides al cuarto y quinto metatarsianos.
  • Interóseos.

El más importante es el ligamento interóseo de Lifranc, que se extiende desde la cara externa de la primera cuña a la cara interna de la base del segundo metatarsiano.
es un potente ligamento que contribuye a evitar la desviación en varo del primer metatarsiano y con ello la divergencia de las cabezas metatarsianas en el antepié, en situaciones de carga.

Además del ligamento de Lisfranc, existe un sistema ligamentario interóseo que contiene fibras directas entre segunda cuña, segundo metatarsiano, tercera cuña y tercer metatarsiano y cruzadas entre la segunda cuña, tercer metatarsiano y tercera cuña y segundo metatarsiano.

La articulación de Lisfranc, o tarsometatarsiana, es el complejo articular que une las cuñas y el cuboides con los metatarsianos.

Funcionalmente son articulaciones de transición de cargas que trabajan conjuntamente con objeto de adaptar el apoyo metatarsiano a la superficie del suelo.

RECUERDO ANATOMICO

Huesos
Del complemento tarsiano participan en la formación del complejo articular, de dentro  afuera,
las siguientes piezas y caras articulares:

  • Cara anterior de la primera cuña.
    Semilunar y ligeramente convexa
  • Cara anterior de la segunda y tercera cuñas.
    Triangulares con el vértice en dirección plantar, y planas o ligeramente convexas.
  • Cara lateral de la primera cuña medial de la tercera cuña.
    Se articulan con las caras laterales de la base del segundo metatarsiano.
  • Cara anterior del cuboides.
    Presenta dos carillas articulares destinadas al cuarto metatarsiano (cuadrangular) y al quinto metatarsiano (triangular), más una tercera carilla anterointerna que entra en contacto con la tercera cuña.

Del arco metatarsiano participan las caras posteriores de las bases de los cinco metatarsianos, con superficies que se modelan sobre las que tienen los correspondientes huesos del arco tarsiano, destacando como punto de encaje la base del segundo metatarsiano.
Articulaciones

Deben considerarse tres estructuras articulares dentro del complejo articular tarsometatarsiano:

Interna.
Formada por la primera cuña y el primer metatarsiano.
•Media.
Formada por la segunda cuña, segundo metatarsiano y tercera cuña y tercer metatarsiano. El segundo metatarsiano también se articula con la primera y tercera cuñas.
•Externa.
Formada por el cuboides y cuarto y quinto metatarsianos.

Interlínea articular.
Se extiende desde el punto medio del borde interno del pie al punto medio del borde externo, según la línea oblicua hacia afuera y hacia atrás que tiene su extremo interno aproximadamente 2 cm por delante de su extremo externo.

La línea articular interna (formada por primera cuña-primer metatarsiano) es oblicua de dentro afuera y de atrás adelante, y su prolongación  cortaría el quinto metatarsiano en su parte media. Prolongándola en sentido proximal y distal y se obtiene del eje de movimiento del primer metatarsiano.

Algunos autores consideran que una mayor oblicuidad de la línea articular interna, así como una separación entre la primera y la segunda cuñas facilitan la desviación del metatarso hacia la línea media del cuerpo y con ello la aparición de hallux abductus valgus.

La línea articular externa (cuboides-quinto metatarsiano) es oblicua hacia adentro y hacia adelante, y su prolongación corta el primer metatarsiano cerca de su cabeza metatarsiana.
Prolongada en sentido proximal y distal se obtiene el eje de movimiento del quinto metatarsiano.

La primera cuña sobrepasa en 8mm al segundo metatarsiano, mientras la tercera cuña sobrepasa en 4 mm al segundo.
La consecuencia es que ambas cuñas forman una mortaja en la que se introduce el segundo metatarsiano a través de su base, quedando perfectamente  encajado entre ambas y siendo por tanto el que menos movilidad tiene.

Medios de unión

Cápsulas articulares

Se ha comentado anteriormente que el complejo articular de Lisfranc está compuesto por tres articulaciones diferentes (interna, media y externa).
Cada una de ellas tiene una capsula articular propia.

Ligamentos.

Se dividen en dorsales, plantares e interóseos.
• Dorsales.
Son un total de siete.

Uno que se extiende desde la primera cuña a primer metatarsiano, tres que se extienden desde el segundo metatarsiano a las tres , y tres que van desde la tercera cuña y cuboides a los tres últimos metatarsianos.

  • Plantares.
    Son un total de siete.
    Uno que une la primera cuña al primer metatarsiano y otro que une la primera cuña al segundo y tercer metatarsianos; uno que une la segunda cuña al segundo metatarsiano; dos que unen la tercera cuña al tercero y cuarto metatarsianos, y otros dos que unen al cuboides al cuarto y quinto metatarsianos.
  • Interóseos.

El más importante es el ligamento interóseo de Lifranc, que se extiende desde la cara externa de la primera cuña a la cara interna de la base del segundo metatarsiano.
es un potente ligamento que contribuye a evitar la desviación en varo del primer metatarsiano y con ello la divergencia de las cabezas metatarsianas en el antepié, en situaciones de carga.

Además del ligamento de Lisfranc, existe un sistema ligamentario interóseo que contiene fibras directas entre segunda cuña, segundo metatarsiano, tercera cuña y tercer metatarsiano y cruzadas entre la segunda cuña, tercer metatarsiano y tercera cuña y segundo metatarsiano.

José Luis Moreno de la Fuente,
PODOLOGÍA GENERAL Y BIOMECÁNICA
México, MASSON.
Pag. 233-238

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s