Estudio de las desviaciones de la rodilla – Parte 1

Estudio de las desviaciones de la rodilla

La rodilla es la articulación intermedia del miembro inferior y la más grande del cuerpo, formada por la porción más distal del fémur o cóndilos femorales y por la porción más proximal de la tibia o plataformas tíbiales.

Es una articulación ginglimoide (bisagra modificada).
Está dotada principalmente de un sentido de libertad de movimiento –la flexoextensión- que le permite regular la distancia que separa el cuerpo del suelo.

Pero de manera accesoria, la rodilla posee un segundo sentido de libertad: la rotación sobre el eje longitudinal de la pierna, que solo aparece cuando la rodilla está en flexión.

Se caracteriza por poseer una gran estabilidad en extensión completa, momento  en el cual realiza trabajos de comprensión soportando el peso corporal. Pero a partir de cierto grado de flexión alcanza una gran movilidad, lo cual le permite adaptar el pie y el miembro inferior a las irregularidades del terreno.
En flexión (posición de inestabilidad), la rodilla está expuesta al máximo a las lesiones ligamentosas y meniscales. En extensión es más vulnerable a las fracturas articulares y a las rotulas ligamentosas.

 

MOVIMIENTOS ARTICULARES – RANGOS DE MOVILIDAD.
EXPLORACION ARTICULAR.

Flexión.

La flexión de la rodilla se define como el movimiento que acerca la cara posterior de la pierna a la cara posterior del muslo a partir de una posición neutra o de referencia (coincidencia del eje longitudinal del fémur con el eje longitudinal de la pierna en el plano sagital).

La amplitud del movimiento depende de la posición de la cadera (flexión o extensión) y de la modalidad del movimiento (activo o pasivo).

Así, la flexión activa alcanza los 140° si la cadera está en flexión previa, y tan solo llega a los 120° si la cadera se encuentra en extensión.
Esta diferencia de amplitud se debe a la disminución de la eficacia de los isquiotibiales cuando la cadera se encuentra en extensión.

La flexión pasiva alcanza una amplitud de 160°, y permite que el talón entre en contacto con la nalga.

Para la exploración articular de la flexión el paciente se coloca sentado con el borde de la camilla con las piernas colgando.
En esta posición la rodilla del paciente ya se encuentra flexionada 90°.
Con una mano se estabiliza la rodilla y con la otra se sujeta el tobillo, y se realiza un movimiento de flexión.
Se valora el rango articular.

En condiciones normales, y sobre todo en los pacientes más jóvenes, el talón llega a contactar con la región glútea.

Extensión.
La extensión se define como el movimiento que aleja la cara posterior de la pierna de la cara posterior del muslo.

No existe un movimiento de extensión activa a partir de la posición de referencia, ya que en esta posición la rodilla se encuentra totalmente extendida.
No obstante, se puede efectuar, sobre todo de forma pasiva, un discreto movimiento de extensión de unos 5-10° a partir de la posición de referencia (hiperextensión).

La extensión relativa se define como el movimiento que completa la extensión de la rodilla a partir de cualquier posición de flexión.

Para valorar la extensión se mantiene la posición anteriormente descrita, y a partir de una posición en flexión de 90% se realiza una extensión progresiva.
El arco de movimiento debe ser suave, y la rodilla debe de extenderse por lo menos hasta un 0°, o más allá de unos cuantos grados de hiperextensión.

José Luis Moreno de la Fuente,
PODOLOGÍA GENERAL Y BIOMECÁNICA
México, MASSON.
Pag. 189-196

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s