Patología Interrelacionada – Alteraciones posturales del aparato locomotor | Parte #1

 

Todos los segmentos integrantes del aparato locomotor, y en particular la columna vertebral y las articulaciones lumbosacras, cadera, rodilla y tobillo, pueden ver alterada su estructura y fisiología, tanto en estática como en dinámica, por trastornos podológicos, como por ejemplo pie pronado, que al provocar cambios en los centros de gravedad y desplazamiento de cargas llevan a situaciones sustitutorias que, de no tenerse en cuenta, acabaran en deformidades permanentes y en enfermedades llamativas, fácilmente evitables.

Esta interacción se da igualmente en sentido inverso, de manera que problemas aparentemente alejados del pie, como la basculación pélvica pueden provocar en este un cortejo sintomático que habrá que tratar para solucionar con eficacia la basculación de la pelvis.

 

La interacción entre el pie y el resto del aparato locomotor son el motivo de este tema, en el que al exponer las causas de cada uno de las alteraciones nos hace referencia al pie, ya que el pie, queda claro, está inmerso en todas ellas.

 

ALTERACIONES POSTULARES EN LA COLUMNA VERTEBRAL.

 

La columna vertebral debe comportarse de manera que permita mantener la postura bípeda, en estática y en dinámica, con el menor consumo energético posible, para que lo que es imprescindible, el perfecto equilibrio osteomúsculoligamentoso, que lleve a los centros de gravedad a ocupar dos lugares que filogenéticamente les corresponde, para lo que cada una de sus curvaturas no debe, ni por exceso ni por defecto, superar los márgenes de normalidad.

El centro de gravedad está situado por delante de la segunda vertebra sacra y se debe proyectar en el suelo entre ambos pies a nivel de escafoides después de pasar por delante de la articulación de rodilla.

Este equilibrio se consigue normalmente, por los distintos pares musculares contrarrestan sus efectos trabajando con una fuerza de la misma magnitud, pero de sentido contrario, sobre una base osteoligamentosa en la que no se contemplan alteraciones morfológicas de importancia.
Cuando el equilibrio se rompe, bien por alteraciones propias, bien por alteraciones en los miembros inferiores, pueden manifestarse un grupo de procesos amplio que deberemos estudiar con la máxima atención.

 

No se ha podido demostrar una correlación directa entre la potencia muscular en el tronco (columna y abdomen) y la postura que adquire el sujeto durante la noche o en bipedestación. La experiencia clínica, sin embargo, indica que no existe una desviación significativa del patrón normal hasta que la debilidad muscular en dicha musculatura, es importante. Esto es coherente con la pequeña cantidad de actividad muscular necesaria para controlar desviaciones postulares mínimas inducidas por los mecanismos de la marcha.

 

Las principales alteraciones musculares de la columna se engloban dentro de los siguientes apartados.

 

  • Plano sagital.
    Inclinaciones anteroposteriores.
  • Plano frontal.
    Inclinaciones laterales.
  • Plano transverso

ESCAAN1-Alteraciones 2

 

Cuando la fuerza muscular en insuficiente, la desviación postural es permanente, lo que también sucede en el balance postural espástico o las alteraciones esqueléticas que provoca escoliosis, aumento o disminución de cifosis o lordosis o inclinación pélvica. Los cambios en la alineación del tronco o pelvis durante la marcha representa adaptaciones postulares a una inadecuada movilidad o carencia de control muscular en la cadera, rodilla o tobillo.

Las desviaciones en la alineación del tronco a partir de una postura neutral en bipedestación se clasifican como inclinaciones. La dirección puede ser hacia atrás, hacia adelante, homolateral o contralateral, además el tronco puede girar a dirección hacia o a el contrario del miembro de referencia.

Inclinación posterior.

El desplazamiento posterior del tronco se realiza para utilizar un peso como un mecanismo sustitutivo ante una fuerza muscular inadecuada.

 

ESCAAN1-Alteraciones-postulares
Existen dos situaciones de inclinación posterior.

  • Desplazamiento posterior del tronco con una alineación lumbar normal.
  • Desplazamiento con lordosis lumbar aumentada (más frecuente).

 

Causas más frecuentes.

  • Extensión de cadera
  • Flexión inadecuada de cadera.

 

Inclinación anterior.

Se caracteriza por el desplazamiento anterior del centro de gravedad. Esta postura de relaciona con la búsqueda de un equilibrio postural durante el apoyo y la estabilización de la rodilla. Los procesos de tobillo, rodilla o cadera precisan por lo habitual, un desplazamiento corporal anterior mediante una inclinación anterior del tronco. Otras casusas posibles son una limitación de la movilidad del raquis o una debilidad de los músculos abdominales.

 

Casusas de la inclinación anterior.

  • Flexión plantar del tobillo.
  • Debilidad del cuádriceps.
  • Debilidad de los extensores de cadera.
  • Contractura en flexión de cadera.

 

Inclinación lateral.

 

Este tipo de inclinación ocurre cuando el tronco cae o se inclina deliberadamente hacia el miembro e apoyo (inclinación homolateral) o hacia el lado del otro miembro, en cuyo caso se conoce como inclinación contralateral. El desplazamiento lateral de la columna puede darse tanto en las fases de oscilación como en las de apoyo, relacionadas esencialmente con mecanismos de estabilización del cuerpo.
SCAAN3-Inclinacion lateral

Inclinación homolateral (hacia el mismo lado del apoyo)

Causas más frecuentes de la inclinación.

 

  • Abducción débil de cadera.
  • Contracturas musculares.
  • Dismetrías
  • Escoliosis
  • Alteración del esquema corporal.

 

El paciente no es consciente de que parte de su cuerpo está apoyado.

Inclinación contralateral  (Hacia el mimbro que no apoya)

Durante el apoyo, la inclinación contralateral del tronco representa un fallo para compensar la situación que amenaza su equilibrio postural. Durante la oscilación es un mecanismo sustitutivo deliberado.

 

Causas en oscilación

  • Inadecuada movilidad articular

 

Causas en apoyo

  • Flexión de cadera inadecuada:
    – Carencia de movilidad articular
    – Debilidad en musculatura flexora de la cadera.

Rotación exagerada del tronco

Una exagerada o desfasada rotación del tronco, aunque con escasa significación funcional, supone una alteración identificable. El componte rotacional puede estar presente en estática, o aparecer en dinámica.

El componente rotacional de la escoliosis es una causa estática de mala alineación del tronco en el plano transversal y, en cuanto a las causas rotacionales dinámicas mas importantes, se encuentran:

 

  • Alteración en la sinergia (equilibrio) de movimientos pelvis-tronco.
  • Alteración en la sinergia (equilibrio) con los movimientos de las ayudas a la deambulación.
  • Inadecuada sinergia (equilibrio) con el movimiento del brazo.

 

Posición curvaturas fisiológicas.

 

Sabido es que la columna vertebral tiene unas curvaturas (sifosis-lordosis) en el plano sagital que en condiciones normales no deben de ser exageradas.

Ciñéndonos a la región lumbar, una curvatura exagerada (hiperlordosis) puede estar causada por debilidad de los músculos abdominales anteriores o por deformidad en flexión de la cadera, mientras que en una disminución de la lordosis suele ser por espasmo de los músculos para vertebrales.
 

José Luis Moreno de la Fuente,
PODOLOGÍA GENERAL Y BIOMECÁNICA.
México, MASSON.
Pag 103-117.
Pie de pagina;
Principales alteraciones de la columna.
Alteraciones posturales
(Inclinación anterior)(Normal)(Inclinación posterior).
Inclinación lateral.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s